¿Merece la pena instalar paneles solares en casa?

actualidad

Es muy probable que en las últimas semanas hayas visto un montón de anuncios recomendándote instalar paneles solares en casaLos altos precios de la energía han hecho que muchos hogares y empresas se planteen la posibilidad de optar por energías alternativas. Al contexto de precios actual hay que añadir la preocupación creciente de los usuarios por la sostenibilidad. Los paneles solares son una de las soluciones que mejor pueden integrarse en una vivienda, pero… ¿merece la pena instalarlos? ¿Son de verdad rentables? ¿Cuándo y cómo amortizaré la inversión? ¿Podría ganar dinero con el excedente?

A continuación, respondemos a todas estas preguntas y te contamos los paneles solares son de verdad una solución eficiente para reducir la contaminación y el gasto energético en el hogar.

¿Qué son y cómo funcionan los paneles solares?

El sol es una de nuestras más grandes riquezas, no solo como habitantes del planeta, sino como ciudadanos de nuestro país. España es un lugar privilegiado, porque contamos con unas 2.500 horas anuales de sol, aunque en algunas regiones incluso se pueden superar las 3.000. Si lo comparamos con otros países, veremos que en Alemania o Reino Unido la media está en 1.600 horas.

El sol puede proporcionarnos energía de sobra para conseguir electricidad. Para obtenerla, eso sí, tenemos que instalar lo que se denominan paneles solares, que son los que nos ayudan a conseguir la denominada energía fotovoltaica. Las tecnologías actuales, además, son capaces de seguir obteniendo energía aunque el cielo esté nublado y puede que en el futuro incluso puedan generar energía de noche. Los paneles solares son unas planchas muy discretas, cuyo tamaño depende del fabricante. Sin embargo, podemos decir que el grosor aproximado es de cuatro centímetros. Estos paneles, que se instalan en los tejados, constan de unas células recubiertas por plástico EVA (compuesto por etileno y acetato de vinilo) capaz de soportar temperaturas y condiciones meteorológicas extremas.
En cualquier caso, tras la captura de energía lumínica, estos paneles se encargan de transformar la corriente de continua a alterna. De este modo, la energía está lista para que podamos usarla en nuestros hogares.